fbpx

Las navidades están a la vuelta de la esquina y seguro que ya tienes apuntadas en la agenda las cenas o comidas propias de estas fechas: con los amigos, con los compañeros del trabajo, con la gente del gimnasio, con la familia… Y sin duda, es una buena época para darle caña al maquillaje y sacar del fondo del cajón los tonos con los que no te atreves durante el resto del año, el glitter y todo ese brilli brilli que tanto nos gusta.

En mi experiencia como maquilladora, sé que son días en los que a las mujeres les gusta ir especialmente guapas y es que muchas veces me dicen cosas como “Quiero ir impresionante”, “Me gustaría ir a tope de todo”, “Quiero verme especial”…, ya que por lo general, en el día a día todas vamos más sencillas en cuanto al maquillaje e incluso sin nada de make-up, por decisión propia, porque las normas del trabajo no lo permiten, porque no vamos (o no deberíamos ir) maquilladas al gym… Sea cual sea el motivo, el caso es que son días para lucirse, hombre y mujeres, porque a ellos también les gusta ir de punta en blanco y bien perfumados, pero lo siento chicos, hoy me voy a centrar en el público femenino.

Hoy te voy a dar algunas claves para triunfar en estas  fiestas sin comerte demasiado la cabeza y es que hay pequeños puntos que pueden convertir tu look en un PUNTAZO. Y lo mejor de todo es que no vas a necesitar demasiado tiempo, ya que muchas veces, este tipo de cenas se celebran al salir del curro. Que levanten la mano todas las que se han visto alguna vez en el baño del trabajo haciéndose un tuneo de los buenos, de esos propios de Lluvia de Estrellas, pero sin humo, que le quita espectacularidad al asunto.

En cuanto al maquillaje, si hay algo que funciona siempre, siempre, siempre, es un buen delineado, de esos que no pasan desapercibidos: potente, muy negro y con rabillo infinito. Ya lo sé, ya sé lo que me van a decir: “Claudia, pero es que yo no sé hacerme el eye liner”, “A mí no me salen los dos ojos iguales”, “Parezco Amy Winehouse y no es mi intención”… OK. Siempre digo lo mismo: el delineado es cuestión de práctica, de ir haciéndolo muy poco a poco, muy finito e ir engrosándolo poco a poco, más práctica, encontrar el producto con el que mejor te apañes, mucha más práctica y errores, porque sí, de los errores se aprende. Y si le preguntas a cualquier maquillador/a, te dirá que a veces también tiene un mal día con el eye liner, que no le sale siempre bien a la primera…

Recuerda: los bastoncillos y el agua micelar serán tus grandes aliados para esta tarea. No dejen que el delineado les venza, que con un poco de práctica es todo suyo y les aseguro que una vez que ganen seguridad con él será un gran comodín.

Siguiendo con el maquillaje, otro factor muy importante es el labial que decidas llevar, como ya saben, es un producto que le pueda dar una vuelta de estilo al look final. Si la idea de llevar un delineado potentorro ya te parece lo suficientemente cañero como para darle protagonismo también a los labios puedes optar por labial en un tono medio como el que llevo en las fotos anteriores o incluso un nude muy similar a tu tono natural del labio.

Peeeeeeerooooo, aay amiga, si tú eres de las mías y vas a tope de power, en esta temporada hay dos tonos absolutamente infalibles: el rojo clásico y un color vino. Son dos tonos que me parecen súper elegantes y apropiadísimos para estas fechas.

La decisión es tuya, aunque, a lo mejor no tienes por qué elegir un solo labial, puede ponerte uno más natural para el momento cena y para la fiesta puedes optar por darle potencia de color al labio. Será por labiales…

Para completar el look no puede faltar un buen pendiente, llamativo, festivo, que termine de darle PUNCH. Este tipo de detalles marcan la diferencia y desde hace un par de temporadas pueden encontrar pendientes súper especiales y con muchísimo rollazo en casi cualquier tienda de ropa y complementos, por lo que lo difícil será elegir solo uno.

Y por último, solo me queda comentarles algo de lo que hablé hace unos días en mi Instagram: no se olviden de ser ustedes mismas, es súper importante que cuando elijan su outfit se sientan seguras, cómodas y que en todo momento sigan siendo ustedes mismas, en otro registro completamente diferente, pero manteniendo su esencia, su naturalidad. Estamos en Navidad, no en Carnavales, no se disfracen con ropa que no es de su estilo pero “es lo que toca llevar”, no tienen que demostrar nada a nadie, porque la belleza está en ustedes, en la sonrisa que refleja lo bien que se lo están pasando, en los pies doloridos de tanto bailar y en los recuerdos que quedarán para siempre de unos días especiales.

Un abrazo bien apretujado.

Claudia.

WhatsApp chat